Vea soluciones

VEA SOLUCIONES
No busque fallas; busque el remedio. —Henry Ford
Texto: 2 Reyes 6:14-18, “el Rey (de Siria) envió allá un Destacamento grande, con caballos y carros de combate. Llegaron de noche y cercaron la ciudad. Por la mañana, Cuando el criado del hombre de Dios se Levantó para salir, vio que un Ejército con caballos y carros de combate rodeaba la ciudad.  - ¡Ay, mi señor! -Exclamó el criado-. ¿Qué vamos a hacer?
-No tengas miedo-respondió Eliseo. Los que Están con nosotros son más que ellos.
Entonces Eliseo oró: «Señor, Ábrele una Guiezi los ojos para que vea. »El Señor Así lo hizo, y el criado vio que la colina Estaba llena de caballos y de carros de fuego Alrededor de Eliseo. Como ya los Sirios se acercaban, Eliseo Volvió a orar: «Señor, castiga a esta gente con ceguera. »Y el Señor Hizo lo que le pidió Eliseo.”


 
En el anterior relato notamos dos personajes uno (Guiezi siervo de Eliseo) solo podía ver el problema y no la solución, es posible que el problema le hubiese bloqueado ni aun su fe operó, el otro personaje (El profeta Eliseo) vio el problema y la solución, su esperanza estaba en total dependencia del Dios de los ejércitos celestiales.
La mayoría de las personas pueden ver los problemas. Para eso no se requiere una habilidad o talento especial. Como Alfred A. Montapert señaló: «La mayoría ve los obstáculos; pocos ven los objetivos; la historia registra los éxitos de los últimos mientras que el olvido es la recompensa de los primeros». Quien piense en términos de soluciones en lugar de problemas solamente puede ser alguien que marque la diferencia. Un equipo lleno de personas con esa mentalidad puede hacer muchas cosas.
Todas las personas orientadas a las soluciones reconocen estas verdades:
 
1. Los problemas son asunto de perspectiva
No importa lo que puedan decir, sus problemas no son su problema. Si cree que algo es un problema, entonces lo es. Sin embargo, si cree que esa situación es simplemente un revés temporal, un obstáculo pasajero o una solución en proceso, entonces no tiene ningún problema (porque usted no lo ha creado).
Los obstáculos, reveses y fracasos son simplemente parte de la vida. No puede evitarlos. Pero eso no significa que tiene que permitir que se transformen en problemas. Lo mejor que puede hacer es enfrentarlos con una mente orientada a la solución. Es sólo cuestión de actitud.
 
2. Todos los problemas tienen solución
Algunas de las personas que más se han destacado solucionando problemas han sido inventores. Charles Kettering, explicó: «Cuando era director de investigación de General Motors y quería que un problema se resolviera, ponía una mesa fuera del cuarto de reunión con un letrero que decía: “Deposite aquí su regla de cálculo”. Si no lo hacía, alguien intentaría sacar su regla de cálculo. Entonces se pondría de pie y diría: “Jefe, eso no puede hacerse”». La fórmula de Kettering abrió el camino para una carrera que incluyó la creación de más de 140 patentes, la fundación de Delco y un lugar en el Salón de la Fama de los Inventores. Él creía que todos los problemas podían solucionarse y ayudó a cultivar esa actitud en otros. Y si quiere ser una persona orientada a encontrar soluciones, tiene que estar también dispuesto a cultivar esta actitud.
 
3. Los problemas pueden hacer dos cosas: lo detienen o lo retan
Orison Swett Marden, fundador de la revista Success [Éxito], dijo que «los obstáculos se verán grandes o pequeños según usted sea grande o pequeño». Los problemas lo hacen sufrir o lo ayudan. Depende cómo los enfrente, le impedirán seguir adelante o lo harán esforzarse de tal manera que no sólo podrá vencerlos sino que en el proceso llegará a ser una persona mejor. Usted decide.
Algo para pensar
¿Ve una solución en cada desafío o un problema en cada circunstancia? ¿Vienen a usted sus compañeros de equipo porque tiene ideas de cómo vencer los obstáculos, o evitan hablarle de sus dificultades porque usted hace las cosas más difíciles?¿Que cree impide que usted vea soluciones?  Lo que usted es determina lo que ve. Cuando tiene que enfrentarse a los problemas, sólo tiene cuatro alternativas: escapa de ellos, pelea con ellos, se olvida de ellos o los enfrenta. ¿Qué es lo que usualmente hace? ¿En el ejemplo Bíblico qué fue lo que hizo Eliseo para que su ayudante viera la solución al problema?
 
 
Algo para hacer
Para transformarse en un miembro del equipo más orientado a la solución de problemas
•     Niéguese a rendirse. En el mismo momento en que esa persona quiere decir: «Me rindo», otra que enfrenta la misma situación estará diciendo: «¡Qué gran oportunidad!» Piense en una situación imposible que tengan usted y sus compañeros de equipo. Decida no darse por vencido hasta que dé con la solución.
•     Reenfoque su pensamiento. No hay problema que pueda resistir el asalto de un pensamiento sostenido. Dedique tiempo para trabajar con el problema compañeros clave. Asegúrese de dedicar el mejor tiempo del día, no cuando esté cansado o distraído.
•     Revise su estrategia. Albert Einstein, ganador del Premio Nobel de Física, dijo: «Los problemas cruciales que enfrentamos no los podemos resolver al mismo nivel de pensamiento que teníamos cuando los creamos». Salga del encierro de su pensamiento típico. Rompa algunas reglas. Reflexione sobre algunas ideas absurdas. Redefina el problema. Haga lo que sea necesario para generar ideas frescas y aborde el problema.
•     Repita el proceso. Si al principio no tiene éxito en resolver el problema, no se desespere. Si lo resuelve, entonces repita el proceso con otro problema. Recuerde, su meta es cultivar una actitud orientada a encontrar soluciones que pueda poner a trabajar todo el tiempo.
•     El poder de la oración y la Palabra. Para Dios no hay nada imposible por eso es importante hablar con él y afirmar la fe en su Palabra.

Adapatado de las 17 cualidades incuestionablesde trabajo en equipo Jhon MaXWELL.